Venciendo el Desanimo

Pero Levántate, y ponte sobre tus pies; porque para esto he aparecido a ti, para ponerte por ministro y testigo de las cosas que has visto, y de aquellas en que me apareceré a ti, librándote de tu pueblo, y de los gentiles, a quienes ahora te envío” Hechos 26:16-17

 Sabe ud. Que el apóstol Pablo pensando que estaba sirviendo a Dios persiguió y encarcelo a cristianos sin darse cuenta que estaba en contra de ese mismo Dios!! . Él dice en el verso 26 del mismo capítulo” Yo ciertamente había creído mi deber hacer muchas cosas contra el nombre de Jesús de Nazaret”. Cuando Jesús lo llama le reclama esto y le dice “Porque me persigues”. Cuando no se tiene claro para que Dios nos llamó, corremos el riesgo de ir en contra de sus propósitos y voluntad.

Pero vemos la bondad de Dios manifestada en este versículo 16, que le revela  a Pablo el propósito de su llamado.  Dios lo había escogido para ser su ministro y a la vez testigo de las cosas que había visto.

Pero hay algo que me llama la atencion en este verso,  el Señor  agrega “y de aquellas que me apareceré a ti”. ¿A qué se refería Jesús con esto? Jesús está  hablando de la persecución que ahora el

experimentaría por predicar la palabra de Dios. Pablo pasó de ser un perseguidor, a ser ahora un perseguido.

 Creo que Jesús parte advirtiéndole a Pablo los dolores y luchas que tendría que pasar  por ser un ministro del evangelio, pero luego en el versículo siguiente le da a conocer el gran propósito  por el cual él lo llamo, “Para que abras sus ojos, para que se conviertan de las tinieblas a la luz, y de la potestad de satanás a Dios; para que reciban, por la fe que es en mí, perdón de pecados y herencia entre los santificados”.

Amados, es un gran privilegio haber sido escogido para  servir al Señor, a pesar de las luchas y pruebas que tengamos, hay algo que recompensa cualquier sufrimiento que podamos vivir en el evangelio, es  ver  las almas llegando a los pies de Jesús, no hay  mayor gozo que un creyente puede experimentar, dice Lucas 15:10 que en el cielo tambien hay gozo cuando  las almas se conviertes a Jesús, Aleluya!! Pero para que esto suceda,  es necesario que la iglesia cumpla su misión de llevar las buenas nuevas al perdido  y todos seamos MINISTROS DE DIOS.  Dios les Bendiga.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *